sábado, 29 de octubre de 2016

15.- MOMENTOS DE CAMBIO.


Llevo días, quizá semanas, desilusionado con la escritura. No, no es un simple bloqueo, sino más bien descubrir todo el egoísmo y la poca humildad que existe en este mundillo.

He visto como se pueden llegar a realizar comentarios devastadores contra la obra de alguien (por envidia) sin ni tan siquiera haber leído la obra. Críticas sí, pero "constructivas", por favor. 

Hastío, un hastío vital que hace que uno se replantee si todo lo que hace merece la pena. Jamás ganaré el Nobel (no soy capaz de escribir buenas canciones) y es posible que no llegue a ganar ninguno de los cientos de concursos y certámenes literarios que se convocan en España, y aun así soy feliz. Sí, le pese a quien le pese, soy feliz escribiendo. Plasmar cada una de las historias que van naciendo en mi mente me hace sentir especial.

Necesitaba tomar un descanso. Terminada la revisión de la segunda parte de mi trilogía, creo que ha llegado el momento de desconectar. Incluso escribir aquí se me hace un poco cuesta arriba. Entre tenerte que obligar a pensar sobre qué merece la pena escribir y los problemas que da la edición en blogger (errores a veces incomprensibles y de lo más caóticos), hace que uno se pregunte si todo esto merece la pena. 

Haciendo memoria, desde que comenzara la andadura de esta bitácora, más de seis mil quinientas personas la han visitado. Pese a ser una abrumadora cifra (de la cual me siento muy orgulloso), solo he sido capaz de captar la atención de cincuenta y tres compañeros de viaje. Igual es que a nadie le importa demasiado lo que escribo (que es posible).

Necesito cambiar de registro y probar cosas nuevas. Así que, aunque tengo algunos capítulos ya terminados de la tercera y última pieza de la trilogía, la dejaré aparcada por el momento. Necesito retomar el proyecto con las ganas y la fuerza que en este momento no tengo. La parte final es el desenlace de una obra que os aseguro ha ido en aumento. Desde la primera parte (con todo lo bueno y malo que tiene) hasta la segunda, ha habido una línea ascendente que espero que podáis observar todos. Por el momento, es lo único que puedo adelantaros (a ningún mago le gusta revelar todas sus cartas desde el principio). Supongo que para primavera o puede que verano, aquellos que os interesa lo que hago podréis disfrutar de una nueva entrega del "Coleccionista de misterios".

¿Qué haré ahora? Como cualquier escritor, en mi ordenador hay varios proyectos iniciados y ninguno acabado. Quizá es el momento de retomar alguno de ellos y hacerlo salir del limbo en el que llevan sumidos demasiado tiempo.

Es triste ver cómo se interesan por tu obra escritores y personas de otro país, mientras en el tuyo pasas inadvertido en este gran océano de democratización de las letras. Leía un artículo, hace poco, en el que se decía que no importa si escribes muchos o pocos folios, lo importante es publicar mucho para obtener más ganancias. A eso es a lo que tristemente hemos llegado: publicar por publicar. Da igual si es bueno o merece la pena en algunas plataformas lo publican gratis y sin un mínimo de calidad. Y ahora me gustaría hacer un inciso:  

"En ningún momento estoy diciendo que lo que yo escribo es buenísimo o merece ganar cualquier premio literario; soy un aficionado a la escritura que aún no cree haberse ganado el apelativo de escritor".

Hecho ese pequeño paréntesis (ya que no me gustaría dar pie a posibles malentendidos), creo seguiré haciendo lo que tanto me apasiona pero de una manera más moderada. Hace poco retomé una novela de fantasía del tipo "Canción de Hielo y Fuego" (salvando las distancias). Mucho antes de que esta saga llegara a España, yo ya escribía sobre este mundo relacionado con la Edad Media. Reyes, magos, asesinos... Quizá sea un error o un fracaso, pero es lo que ahora me apetece hacer. Y sinceramente os digo que el día que no pueda hacer lo que realmente me guste en ese momento, creo que sea mi muerte literaria.

También quiero concluir una novela narrativa que muestra la azarosa vida de un enfermo. Es una novela con la que busco explorar otro mundo alejado de la pura ficción.

Esos son un par de proyectos que han comenzado a andar por mi mente de nuevo. Algunos más hay, pero prefiero ir poco a poco y pasito a pasito.

En cuanto a mi bitácora, intentaré ir cumpliendo los plazos a los que me comprometí en un principio: Al menos cuatro entradas al mes. También soy consciente de que hay meses en los que es imposible cumplir esa promesa y os pido comprensión. Tiempo es lo único que no nos sobra a nadie.

Un saludo en la distancia a todos mis lectores. 

miércoles, 12 de octubre de 2016

PRIMER CAFÉ CON SABOR A MAR Y LETRAS.


Este pasado 8 de octubre en Almería tuvo lugar el primer café con sabor a mar y letras. Suena bien, ¿verdad? 

Junto a los escritores Guadalupe Vera, Marian Rivas, Emma Maldonado y Fran Cazorla, pudimos disfrutar de una espectacular tarde de literatura aderezada con el inconfundible aroma de un café frente al mar.  

Sí, frente al mar. Para el evento se eligió “La Mara”, un lugar espectacular que deja ver el vaivén de las olas al ser rozadas las claras aguas por la brisa. 

Pues a pesar de ser algo increíble, como pasa cada día en España, no se completó el aforo. Por desgracia no acudió ningún integrante de mujeres, hombres y viceversa ni de Gran Hermano. No, a esta cita acudieron unos protagonistas de lo más peculiar. Eran personas cultas y que escriben y todo. Personas educadas (pocas voces y peleas hubo, por no decir ninguna), vamos… todo lo que no hay en cualquiera de los programas de la telebasura que arrastran multitudes a sus actos. 

Y es que ya los romanos nos calificaron con aquel célebre “Hispania” (tierra de conejos). En nuestro país, todo lo que se aleje de los toros, el fútbol y los programas del corazón y cotilleo… no tienen aceptación. Una desgracia, lo sé. 

La verdad es que, al menos yo, me alegro de haber ido. Espero que no decaiga el ánimo de las organizadoras y se sigan celebrando este tipo de actos. Unas efemérides en las que los escritores nos acercamos al lector y compartimos con ellos algo más que unas frías páginas de papel impresas. 

Espero, o más bien ansío, que haya más actos de este tipo en otras ciudades de España. Sé que la cultura no vende y no mueve multitudes, pero recordemos que la cultura es lo que nos ha ido formando como personas. Yo me siento en deuda con la cultura y hago lo que puedo por seguir cultivándola (leo, escribo, asisto a actos literarios…). 

Os invito a acudir a estos eventos, no se comen a nadie e incluso te hacen sonreír y pasar un buen rato. Di sí a la cultura, igual te gusta. 

Y tú, ¿qué opinas?

Os dejo unas preciosas fotos del evento.







domingo, 2 de octubre de 2016

UN FIN DE SEMANA MÁS...

Hoy termina un nuevo fin de semana. Llevaba días necesitando un descanso como el de este. A veces, el compaginar el trabajo con nuestra pasión es bastante complicado. Tanto es así, que hacía ya días que no escribía nada por aquí. 

Cada vez que iniciamos un proyecto nos proponemos cientos de metas por alcanzar. Yo, en un principio, fui bastante realista. Me puse como meta alcanzar una entrada a la semana, lo que suponen cuatro al mes.

Sé que es una meta baja, pero hay que ser realistas. Nuestras aficiones, por desgracia, no pueden anteponerse al trabajo diario. Y es que por el momento, la literatura es una amante despiadada para mí. Es algo que te pide más de lo que te da y, en ocasiones, es difícil de compaginar con nuestra vida.

Llevo días queriendo retomar la lectura de un libro que tenía a medias y que, aunque ya he puesto la portada en el blog, no conozco el momento de volver a retomarla.

Estoy inmerso en la corrección de mi próxima novela. Se trata de la segunda parte de mi trilogía “El coleccionista de misterios”. Quizá fuera una empresa difícil para alguien que comienza, pero siempre me han gustado los retos.

Poner fecha a una nueva entrega de mi trilogía, es demasiado complicado. Son muchas las variables a tener en cuenta y demasiados los compromisos ineludibles.

No obstante, tenía ganas de decir unas palabras por aquí. Anunciar que sigo trabajando y dando  pequeños pasitos en busca de la publicación de la segunda parte. Una nueva y apasionante aventura en la que de nuevo se verán inmersos Javier y Rocío.

Pronto habrá alguna sorpresa relacionada con mi primera novela. Una guía personalizada de algunos lugares reales que podéis visitar y vistos desde la perspectiva de algún personaje de la novela. No es lo mismo que entre en la capilla del Salvador Javier o Francisco de los Cobos. Poco a poco iréis teniendo más noticias sobre esta apasionante saga.