miércoles, 10 de agosto de 2016

ENTREVISTA EN LA REVISTA DIGITAL "LITERARIAMENTE".


Tras unas merecidas vacaciones, hay que volver al trabajo literario. Han sido unos días alejado de la marabunta literaria en la que ando inmerso en la mayoría de los días. Días que espero repetir pronto y que, además de apaciguar mi alma, sirven para recargar la batería y propocionarme la inspiración que pueda llevarme a iniciar nuevos proyectos.

Antes de nada, no me gustaría dejar pasar la oportunidad de traeros, a mi pequeña bitácora de viaje, la entrevista que publicara este día 1 de agosto la revista digital "Literariamente".

Si queréis leer la entrevista en formato original, pulsad sobre la foto.

https://www.yumpu.com/es/document/view/55794369/literariamente-agosto-2016#

Para aquellos que no os llevéis demasiado bien con las nuevas tecnologías, aquí os dejo la entrevista al modo tradicional. Espero que disfrutéis con ella tanto como yo lo hice al realizarla...

José Javier Granero Molina es un profesor de Úbeda que, tras escribir varios artículos sobre la educación, decidió rescatar un antiguo proyecto "La triste mirada del artista". 

1.- En tu biografía pone que desde pequeño estás interesado en la literatura. ¿Qué fue lo que te hizo interesarte por este mundo? 

Quizá tener un padre lector. Desde pequeño, recuerdo a mi padre con un libro en la mano siempre que podía. Por motivos laborales, solía ser los fines de semana. Eso y, muy probablemente, no vivir aún inmerso en esta revolución virtual en la que nos encontramos inmersos actualmente. 

2.- ¿En qué momento decidiste dejar de ser un lector más y pasaste a escribir tus propias historias? 

Hace poco, lo hablaba con una de mis hermanas. Ella, con una sonrisa en los labios, recordaba verme con nueve o diez años escribiendo en un cuaderno de tapa dura. En el fondo, soy de la creencia de que un buen lector, acaba siendo un escritor. Decidí, ya desde pequeño, intentar plasmar sobre el papel aquellas historias que deseaba leer y no encontraba por ningún sitio. 

3.- ¿Qué es lo más difícil a la hora de intentar publicar por primera vez un libro? ¿Tuviste muchas complicaciones para conseguirlo? 

Todo se afronta con la inocencia del que hace algo por primera vez. Uno cree que ha escrito la mejor historia de este mundo, algo fuera de lo normal... y te lleva a presentarlo a concursos, editoriales, agencias editoriales... Hasta que descubres que igual no eres lo bueno que crees o simplemente no interesas a nadie. Ahí es cuando uno comienza a estudiar otras posibilidades.

Tras varios meses de búsqueda y ver qué me ofrecía el mercado, elegí una pequeña editorial de Cantabria. Sé que no es Planeta, ni ninguna por el estilo; pero es la única que me ha tratado como a una persona. Me ha escuchado y se ha preocupado de ver qué quería yo.

Cuando quieres publicar una novela, tal y como está el mercado actual, te das cuenta de que lo único por lo que interesas a ciertas editoriales es por tu cuenta bancaria. No les importa si tu historia está medianamente aceptable, corregida, revisada… eso no les interesa.

Ser novel en los tiempos que corren, en muchos casos, significa estar en el anonimato. Algunas veces, se presenta la oportunidad de tu vida y hay también que estar preparado para coger ese tren. Es un mundo difícil, complicado y en el que demasiadas veces falta un poco de humildad. 

4.- Todo el mundo sabe que la publicación del primer libro es un momento clave en la vida de un autor. ¿Cómo fue ese momento? 

Increíble. Es, supongo, parecido al nacimiento de un hijo (en este caso, literario). Vas gestándolo, mimándolo y cuando al fin lo tienes entre tus manos, sientes un ir y venir de sentimientos difícilmente explicables. Incluso a día de hoy, tras haber transcurrido varios meses desde ese primer momento, miro mi librería y esbozo una sonrisa cada vez que veo mi libro junto a otros libros de mis escritores admirados. 

5.- Javier, uno de los protagonistas de tu libro, al igual que tú es profesor. ¿Alguna persona de la historia está inspirada en alguien que conozcas o en ti mismo? 

Bueno, la mayoría de los nombres son de conocidos míos. Sí, hay alguna que otra persona que conozco, pero en demasiadas ocasiones he alterado la realidad para amoldarla a mi historia. Javier es profesor, y profesor de una de mis grandes pasiones: el arte. Al comenzar a darle cuerpo a la historia, tenía claro que debía ser alguien que rompiera con los cánones establecidos como investigadores al uso. ¿Y qué mejor opción que la de un profesor al que la vida no le ha tratado demasiado bien? 

6.- Se puede decir que La triste mirada del artista se divide en dos tramas: la de Rocío y Javier, y la de Miguel Ángel. ¿De dónde surgió la idea de utilizar a Miguel Ángel como personaje para tu novela? 

Es mi pintor, escultor y arquitecto favorito. Desde pequeñito me ha fascinado su obra y tenía claro que de escribir algo, él tendría un papel en la historia. Es más, no sé si acertado o no, pero creo que la historia está en deuda con él. Se ha tratado, y se trata aún hoy, mucho mejor a Leonardo da Vinci que a Miguel Ángel. Es, en cierto modo, mi obra un humilde homenaje hacia uno de los artistas más importantes de todos los tiempos. 

7.- Si pudieras destacar una frase o un momento de tu libro, ¿cuál escogerías? 

Son varios. Sobre todo me quedaría con las descripciones que realizo cuando trabaja. Intenté, espero que de forma acertada, transmitir ese amor que él sentía hacia el mármol. Miguel Ángel tenía una forma de trabajar el mármol muy distinta a cualquier otro artista. En lugar de devastar (quitar los trozos de la pieza que no sirven), el iba tallando capa a capa. Es mucho más lento, pero los resultados... ahí están.

En cuanto a frases, quizá me quedaría con estas: 

«El único enemigo del hombre es el propio hombre acompañado de su soberbia».

«La muerte, por poderosos que seamos, es igual para todos». 

8.- La triste mirada del artista es el primer libro de la trilogía El coleccionista de misterios. Según tu blog, estás escribiendo la segunda parte. ¿Cómo avanza el proyecto? ¿Estás encontrando muchos obstáculos? 

Deseo poder tenerlo terminado prontito. Estoy inmerso en la última reescritura y cambio de ciertos detalles. Me gustaría que estuviera en la calle antes de Navidad, pero la literatura no es una ciencia exacta.

Ahora que al fin estoy de vacaciones, y que tengo más tiempo libre, avanzo más rápido. La verdad es que tener poco tiempo libre, era el mayor obstáculo al que tenía que enfrentarme cada día. No obstante, afronto la carrera literaria como una carrera de fondo. Pasito a pasito creo que se va llegando lejos. 

9.- A parte de leer y escribir, ¿qué te gusta hacer en tu tiempo libre? 

Me gusta dibujar, viajar (siempre que se puede), el cine me encanta, la música… Creo que un escritor no tiene unas aficiones demasiado distintas a las del resto del mundo. Aunque se nos tache de gente rara, en realidad somos bastante normales. 

10.- Los últimos años la literatura juvenil ha pasado a ocupar un lugar muy importante. A su vez, esta ha sido fuertemente criticada, ¿qué opinas de ella? 

Creo que ha pasado lo mismo que ocurriera en su día con la Ciencia Ficción. Era un género algo desterrado del mundo editorial y que, a día de hoy, va cogiendo el sitio que se merece dentro de la literatura. Sí que es verdad que, como en todos los géneros literarios, hay a veces falta de calidad. Pero repito, como en todos los géneros literarios. Ahora que está de moda y surgen figuras dentro de este género, sí se debería depurar. Creo que es un proceso por el que pasó hace años la Ciencia Ficción y, a tenor del mercado actual, estoy convencido de que fue muy beneficioso para el género. No obstante, respeto hasta el último de los libros publicados, pero sí que me gustaría que esas editoriales de pago pusieran unos estándares mínimos de calidad. No todo lo que llega a una editorial es y puede ser publicable. De todas formas, esta es mi opinión y al ser personal, puedo estar equivocado. 



Las siguientes preguntas forman parte de un cuestionario literario que les hacemos a todos los entrevistados de la revista:

Imagina que hay un apocalipsis zombi y solo te caben cinco libros en la mochila. ¿Qué cinco libros meterías? 

La vuelta al mundo en ochenta días; Los pilares de la Tierra; La cena secreta; el mío (La triste mirada del artista), para seguramente volver a revisarlo y Un mundo sin fin (ya que he leído la primera parte, por continuar la historia). 

¿Y cuáles son los cinco que descartarías? 

La Biblia, Los silencios del mármol (he sido incapaz de terminarlo aún), cualquiera de Antonio Gala, la princesa del pueblo (el de Belén Esteban que no sé si se llama exactamente así) y los libros de autoayuda. 

Si tuvieras que quedarte en un mundo toda tu vida, ¿cuál sería? 

Quizá en uno relacionado con la época medieval o el universo desarrollado en juego de tronos (muy de temática medieval. Me encantaría ver cómo era aquella época y por qué no, vivir allí. 

¿Qué libro te inició en la lectura? 

El Micho (método Montessori). Fue con el libro que me enseñaron a leer y uno de los primeros que acabé. Después de ese, no lo recuerdo con exactitud, aunque creo que sería uno de cuentos populares. Puede que pinocho, que siempre me gustó bastante (aunque eso son ya suposiciones). 

¿Autor favorito? 

Javier Sierra. De hecho, la mayoría de sus obras las tengo dedicadas por él. 

A la hora de comprar un libro... ¿En qué te fijas antes? ¿Portada o título? 

Creo que como la mayoría de los mortales, en la portada. Es lo primero que suscita nuestro interés. Después el título y por último leo la sinopsis. 

Un libro que te gustase mucho y su película te haya decepcionado.

No es que haya decepcionado, simplemente se podría haber hecho más. Aunque, recordemos que no es fácil hacer una adaptación buena de un libro. Un libro nos hace imaginar los personajes, nos lleva a vivir aquello que nos cuenta el autor. Y bueno, cuando imaginas de cierta manera los personajes o los lugares, uno se decepciona un poco. Me ha pasado con algunos libros de Julio Verne, pues las películas antiguas carecen de los avances tecnológicos que hay hoy y las versiones actuales son bastante malas. Baste citar «Viaje al centro de la tierra» o «La vuelta al mundo en ochenta días» (en la que además, la versión actual es una comedia). Y estoy convencido de que habrá más, pero ahora mismo no lo recuerdo. 

Una adaptación que haya superado un libro. 

La trilogía del Señor de los anillos. Creo que no es que lo haya superado, lo ha alcanzado. Es muy difícil encontrar una buena adaptación de un libro (a pesar de los efectos especiales que hay hoy en día). Lo que hizo Peter Jackson con esta trilogía es digno de alabanza. Lo admiro por plasmar así una obra tan compleja como esta. 

Si tu vida fuera un libro, ¿cómo sería su portada?¿Y cuál sería su título? 

Una en la que tuviera cabida tanto lo clásico como lo moderno. Algo vintage, pero con toques modernistas.

Por título llevaría: «Aventuras y desventuras de un loco de las letras y su largo camino a recorrer».

No hay comentarios:

Publicar un comentario