domingo, 31 de enero de 2016

4.- ELIGIENDO EL TEMA DE LA NOVELA.


En estos tiempos en lo que lo único que parece que triunfa en el mundo literario es la novela romántica y la novela de temática erótica, yo no pude resistirme y comencé a escribir ficción.


Sí, llamadme rebelde, pero soy incapaz de escribir algo medianamente decente de alguno de estos dos géneros. No, no es menospreciar a nadie que lo haga, pues cuenta con todo mi respeto; simplemente, soy más de Julio Verne que de Corín Tellado.

Una vez decidido el género (cosa que a más de uno nos trae de cabeza), toca elegir la temática sobre la que tratará nuestra novela. Siempre he leído que cuando un escritor quiere escribir algo que sea mínimamente bueno, necesita escribir sobre lo que conoce.

Dicho y hecho, situé mi novela en la ciudad en la que nací. Pero no podía quedarme ahí, pues una novela de ficción sin darle un matiz de mi propia cosecha, no sería una novela firmada por mí. Así que, me decanté por el género de ficción histórica. Ahora, podía coger la vida de cualquier personaje que considerara relevante e inventar cualquier situación que ayudara al desarrollo de mi historia. 

Pondré un ejemplo: una de las vidas que cuento en mi novela, es la del inigualable artista italiano Miguel Ángel. 


Este, jamás viajó a España, pero en mi novela… ¿por qué no pudo venir para traer una de sus obras? Obra, que por cierto, sí que es de su autoría y está situada en la Sacra Capilla del Salvador del mundo (Úbeda).


Así pues, uní dos de mis pasiones para llegar a escribir mi novela: mi amor por la escritura y mi pasión por el Arte. Por tanto, tenía ya muy claro que una parte del esqueleto de la novela, giraría en torno a la figura de mi artista favorito (Miguel Ángel). Ahora, quedaba darle forma a la otra parte del esqueleto, ¿cómo encajar a Miguel Ángel en pleno siglo XX? La respuesta a esta pregunta, creo que debéis responderla cada uno de vosotros una vez leída la obra.

lunes, 25 de enero de 2016

3.- ¿CÓMO COMENZÓ MI VIAJE?




El pasado año, como otros tantos escritores, me decidí a dar el paso. Publicar desde una editorial convencional, es una tarea ardua y, en demasiadas ocasiones, puede ser frustrante.

Llevaba esperando respuestas de distintas propuestas editoriales que, en la mayoría de los casos, eran para decirme lo típico, lo de siempre. Y sí, alguna respuesta fue afirmativa, pero para publicar en la modalidad de coedición. Coedición un tanto surrealista y abusiva. Ya sabéis, somos noveles, no vendemos y nadie quiere apostar por nosotros.

Decidido a publicar mi novela, busqué otras editoriales más pequeñas. Ojo, más pequeñas en cuanto a volumen de ventas e infraestructuras, no en calidad en su trabajo. Por desgracia, están lejos de esos grandes gigantes españoles que copan la mayoría de las librerías de este país.

Envié mi propuesta a la Editorial Fanes. Pasado un tiempo, me dijeron que les enviaran el manuscrito. Mi novela les había parecido interesante y querían verla al completo. Como otras muchas, es una editorial en la que hay que pagar la edición, pero sinceramente, desde la primera llamada de teléfono te tratan como a una persona y no como a alguien que les va a hacer ganar dinero.

A finales de noviembre salía a la venta mi novela: La triste mirada del artista. Como padre de la criatura, decir que estoy orgulloso de lo que he hecho, pues es un pequeño escalón que me adentra en la aventura literaria.

En próximas entradas os iré contando más cosas sobre el proceso llevado a cabo desde que recibí la noticia de que estaban interesados en publicar mi novela y el día en el que salió a la venta la misma.


domingo, 24 de enero de 2016

2.- PRIMER PILAR DE LA TRILOGÍA.


A finales de noviembre, salió a la venta mi primera novela. La triste mirada del artista, es la primera parte de la trilogía: "El coleccionista de misterios". Si aún no has leído la sinopsis de la novela, ahora tendrás la oportunidad de poder hacerlo.

Tras un día para olvidar en el que el mundo de Javier se desmorona, decide dar un cambio radical a su vida. Concluida su historia de amor con Isabel, decide centrarse en sus estudios y el desamor lo hará huir de esa cruda realidad que lo asfixia y lo consume día a día.

Después de estar durante varios años alejado de su amada ciudad, regresa dispuesto a quedarse. En ese duro periodo de adaptación, Javier se verá obligado a luchar con viejos fantasmas del pasado. 

No obstante, no todo será malo. Su reencuentro con Rocío hará que revivan viejos sentimientos ya olvidados y hará que se vea envuelto en la mayor aventura de su vida.

Un diario, escrito en su día por un buen amigo de Michelangelo di Lodovico Buonarroti Simoni, conocido popularmente como Miguel Ángel, será el punto de partida de la increíble y fascinante investigación que llevarán a cabo por el casco histórico de la ciudad. A lo largo de esta, Javier llegará a cuestionarse si todo lo que asumimos como real verdaderamente lo es.

"Es necesario diferenciar las cosas: lo que siempre existe 
sin haber nacido, y lo que siempre está comenzando 
sin jamás llegar a ser". 

 Platón (427 a.C. - 347 a.C.) 

Si quieres adquirir la novela, para poder disfrutarla en tu ebook, pincha en la imagen para poder hacerlo:

http://www.amazon.es/triste-mirada-artista-coleccionista-misterios-ebook/dp/B018801S68/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1453670181&sr=8-1&keywords=la+triste+mirada+del+artista


1.- COMENZANDO EL VIAJE.


Hace ya casi dos meses que cometí la locura de publicar una novela histórica de ficción. Ya, ya sé que es algo casi incomprensible (con lo que está cayendo), pero llamadme temerario.

No es más que una gran historia contada en tres novelas (o al menos es mi intención). "La triste mirada del artista", es por tanto la primera parte de la trilogía que lleva por título: "El coleccionista de misterios".

No, no me hice escritor. Creo que ya lo nací. Desde hace años, escribo. Primero fue una libreta de pasta dura, folios sueltos,... hasta que llegó el ordenador. Igual os he cogido por sorpresa a muchos de vosotros, pero qué vida más aburrida si uno no es ya capaz de sorprender a nadie.

Espero que con mis palabras, viajéis a lugares situados en momentos del pasado y del presente, y que no tienen por qué ser mejores ni peores que otros.

Hoy, de nuevo, vuelvo a cometer otra de esas benditas locuras e inaguro un blog. Espero, al menos semanalmente, poder ir agregando nuevo contenido. Sé que todos prometemos lo mismo y que siempre acabamos siendo esclavos del poco tiempo que tenemos.

Sirva esta primera entrada como presentación, quedando inaugurado este nuevo proyecto que con tanta ilusión acometo. Espero seguir haciendo el viaje junto a vosotros, pues nadie es escritor si no es leído.